Oregon, EE.UU. año 2017. Un niño de seis años sufre un corte en su frente en un accidente mientras jugaba en la granja en la que vive junto a sus padres. Se limpia y sutura la herida en casa. Hasta ahí parece la historia de un día cualquiera en la vida de un niño, pero en este caso no fue así.

Los padres del niño están en contra de las vacunas, por lo que el niño no había recibido ningún tipo de inmunización en toda su vida. Esto significó que 6 días más tarde debiese ser hospitalizado en la UCI del OHSU Doernbecher Children’s Hospital en Portland. El motivo? Tétanos. El personal médico que atendió al niño indicó que este era el primer caso de tétanos en más de 30 años.

El tétanos es una infección bacteriana no transmisible, la bacteria ingresa al cuerpo a través de una herida o corte en la piel producido por un objeto contaminado. La bacteria, Clostridium tetani, produce toxinas que interfieren con la contracción muscular produciendo espasmos musculares severos. Estos espasmos comienzan en la mandíbula y se extienden al resto del cuerpo. Algunas veces los espasmos pueden ser tan fuertes como para producir fractura de huesos. Otros síntomas incluyen fiebre alta, sudor, dolor de cabeza, dificultad para tragar, hipertensión y taquicardia. Los síntomas se presentan entre 3 y 21 días después de la exposición y pueden durar varias semanas.  Puede llevar meses lograr una completa recuperación. El 10% de los pacientes infectados muere. 

vacunas - tétanos vaccines
Espasmos musculares en un paciente con tétanos – Pintura de Sir Charles Bell, 1809

Tras recibir el diagnóstico el niño debió permanecer cerca de 8 semanas hospitalizado y 3 semanas de rehabilitación antes de poder volver a sus actividades normales. En el hospital se le administró inmunoglobulina antitetánica y la vacuna DTaP (toxoids de difteria y tétanos y pertussis acelular). Fue llevado a la UCI pediátrica donde debió permanecer en una habitación oscura con tapones en sus oídos y mínimos niveles de ruido (porque el ruido elevaba la intensidad de los espasmos musculares). Se le administraron antibióticos y su herida fue tratada.

Sus espasmos de cuello y espalda empeoraron, además de sufrir de hipertensión, taquicardias y temperatura de hasta 40ºC. Se le debió realizar una traquetomía para realizar ventilación mecánica prolongada. Tras 47 días en la UCI pudo ser trasladado a cuidados intermedios, donde permaneció por 10 días más. Tras el alta fue trasladado a un centro de rehabilitación por 3 semanas.

El costo de la hospitalización del niño fue de $811.929 dólares (cerca de 545 millones de pesos chilenos al cambio de hoy). Esto no incluye el traslado en avión ambulancia ni la estadía en el centro de rehabilitación. A pesar de las recomendaciones del equipo médico, sus padres se rehusaron a administrarle una segunda dosis de la vacuna DTaP o cualquier otro tipo de inmunización recomendada.

El contagio con tétanos no otorga inmunidad de por vida, por lo que si este niño no recibe el resto de las dosis de vacunas indicadas, podría volver a sufrir de tétanos.

Referencias

1.- Guzman-Cottrill JA, Lancioni C, Eriksson C, Cho Y, Liko J. Notes from the Field: Tetanus in an Unvaccinated Child — Oregon, 2017. MMWR Morb Mortal Wkly Rep 2019;68:231–232. DOI: http://dx.doi.org/10.15585/mmwr.mm6809a3.

2.-https://www.statnews.com/2019/03/07/nightmarish-tale-tetanus-unvaccinated-child/

3.-https://mamapulpoazul.cl/home/las-vacunas-no-causan-autismo/