profesor niño necesidades especiales lista defectos

Los padres de un niño de 10 años de la escuela Allenton Community Primary School en Derby, Inglaterra acusan a un profesor del colegio de obligar a su hijo a hacer una lista de sus defectos y publicarla en la sala para que todos lo vieran. En el dibujo se puede ver que el niño escribió «deja de gritar», «deja de molestarnos», «se feliz, no triste». En el dibujo también aparece, escrito por un adulto, la frase «¿qué puedo hacer para agradarle a los otros niños?».

El niño tiene algunos signos de autismo, aunque aún no ha sido diagnosticado, además de TDAH (trastorno por déficit atenciones con hiperactividad) y TDO (trastorno desafiante oposicionista) y está en el programa de necesidades educativas especiales en el colegio.

El relato de los padres

La historia, según contaron sus padres en Facebook y en entrevistas a distintos medios ingleses, se inicia cuando el niño se acercó al coordinador de comportamiento del colegio para decirle que estaba siendo víctima de bullying y que se sentía triste porque no les agradaba a los demás niños. Para solucionarlo el profesor decidió preguntarle a los otros niños qué cosas no les gustaban de su compañero. Con esa información hizo que el niño escribiera una lista de las cosas que a los demás no le agradan, para que pudiera cambiar ese comportamiento.

El dibujo fue hecho en noviembre del año pasado, pero los padres solo se enteraron de él cuando el niño lo trajo a casa unos meses más tarde. En cuanto lo vieron, sus padres solicitaron una reunión con el coordinador de comportamiento del colegio quien les dijo que este era un ejercicio de «justicia restaurativa».

¿Qué es la justicia restaurativa?

En un proceso de justicia restaurativa, las personas involucradas en un hecho resuelven de manera colectiva cómo lidiar con las consecuencias de la ofensa y sus implicaciones futuras. Las víctimas juegan un rol activo en el proceso, mientras se anima a los «ofensores» a asumir la responsabilidad de sus acciones y reparar el daño que han hecho. Esto puede hacerse mediante un pedido de disculpas, la devolución de algo robado, dar un servicio a la comunidad, etc. La justicia restaurativa brinda también ayuda a los «ofensores» para evitar futuras ofensas. Está basada en una teoría de justicia que considera al crimen como una ofensa contra un individuo o la comunidad más que como una ofensa contra el Estado y sus normas. Fomentando el diálogo entre víctimas y «ofensores», la práctica de justicia restaurativa logra un gran grado de satisfacción entre las víctimas así también como que los «ofensores» asuman sus responsabilidades.(1)

Los padres del niño le reclamaron diciendo que en este tipo de actividad se busca poner énfasis en el lado positivo, haciendo que los compañeros hagan una lista de las características positivas de su compañero, para que él sepa cuáles son las áreas en las que debe enfocarse. Pero que en este caso se vio solo el lado negativo, lo que resultó muy dañino para la autoestima de su hijo.

Las autoridades del colegio y los sostenedores del establecimiento no comentaron lo sucedido cuando fueron entrevistadas por los medios ingleses.

Esta historia nos recuerda al caso del niño que recibió el premio al niño más molestoso por su profesora a fin del año escolar en junio de este año. 

Se está haciendo costumbre ver cómo profesores realizan actos que resultan altamente dañinos para la autoestima de los niños, sin pensar en las consecuencias de éstos.