Después de recibir el diagnóstico de autismo de un hijo, los padres pasan por las 5 etapas del duelo, y dentro de este proceso, generalmente en la etapa de negociación se empieza a buscar los mejores apoyos externos en la forma de terapias. Estas puede ir desde terapia ocupacional, fonoaudiología, terapia vincular, ABA, terapia farmacológica, neurofeedback, educadora diferencial, psicopedagogía, taller de habilidades sociales, entre otras. Estas terapias suelen tener un alto costo y generalmente tienen muy baja cobertura por los planes de salud, si es que la tienen. 

En muchos casos deben ser referidas por un médico, que debe indicar un número de sesiones, lo que luego pasa a consulta en la isapre (que siempre va a tratar de disminuir el número de sesiones, para pagar menos), luego vienen las apelaciones, en caso que la isapre considere que el tratamiento no corresponde o es muy largo. Tras esto, se pagan las sesiones para después reembolsarlas en la isapre, por lo que los padres deben tener un montón de plata para pagarle al profesional y luego esperar que le devuelvan una parte de ella desde la isapre. Esto es cuando tu isapre te devuelve plata, que no es mucho y que siempre tiene topes, ya sea en montos totales de cobertura o en número de sesiones al año, o incluso existen listas de profesionales que pueden prestar los servicios para que sean cubiertos. Esto ocurre con las sesiones de fonoaudiología y psicología.

Después está el caso de las sesiones de terapia ocupacional, que no son cubiertas por nadie, no las cubre la isapre, tampoco los seguros complementarios, por lo que deben ser pagadas enteramente por los padres. ¿Por qué pasa esto? Porque la terapia ocupacional no tiene código FONASA. El tema es que la terapia ocupacional es vital para los niños con trastornos del neurodesarrollo, autismo, TDA, TDAH, trastorno de integración sensorial, entre otros. Suelen darse una o dos sesiones semanales de TO, en algunos casos acompañadas de talleres grupales de habilidades sociales (también impartidos por TO), que pueden ser una vez por semana o semana por medio, lo que significa 8-12 sesiones al mes, a un costo entre $25.000 y $35.000 por sesión, lo que significa que un mes de tratamiento, solo de terapia ocupacional fluctúa entre 200 y 420 mil pesos.

El médico de cabecera para el TEA puede ser un neurólogo o un psiquiatra especializados en trastornos del neurodesarrollo. Eso significa buscar el más adecuado, muchas veces por consejos de amigos o conocidos, por recomendaciones en grupos de TEA en RRSS, o vía ensayo y error. En nuestro caso llegamos a la neuróloga que hizo el diagnóstico por recomendación de otra neuróloga que visitamos. Luego el psiquiatra que le ve actualmente fue recomendado por mi psiquiatra , por suerte han sido muy buenas recomendaciones y estamos muy conformes con los médicos que ven a mi hija. La neuróloga atendía con isapre y después del seguro complementario pagábamos un precio muy bajo por cada consulta, pero el psiquiatra atiende sólo particular y luego debemos reembolsar en la isapre, que tiene muy baja cobertura en psiquiatría, por lo que después de dos sesiones copamos el cupo anual y las que siguieron debieron salir completamente de nuestro bolsillo… 

el costo de las terapias

Una psicopedagogía y/o una profesora diferencial puede ser de gran ayuda en la etapa escolar de los niños, para enseñarles técnicas de estudio, para reforzar algunas materias, para darles reglas mnemotécnicas que los ayuden a recordar de manera más fácil algunas cosas (como las tablas de multiplicar o reglas de ortografía). Este tipo de terapias tampoco son cubiertas por ninguna institución de salud pues no corresponden a este ámbito, sino a la educación. Una sesión de alguna de estas profesionales puede fluctuar entre $20.000 y $35.000, nuevamente el costo debe ser cubierto completamente por los padres. 

costo de la terapia

También están las terapias alternativas, que no son reconocidas ni cubiertas por nadie, pero que pueden ser muy beneficiosas para muchos niños dentro del espectro. Hipoterapia, musicoterapia, arteterapia, terapia vincular, flores de Bach, etc. Estas disciplinas y terapias son de costo de los padres.

costo de las terapias

El deporte es una disciplina que resulta muy positiva para todos los niños, en el caso de los niños dentro del espectro autista ayudan a socializar en un entorno entretenido, haciendo una actividad que es de su agrado, lo que naturalmente disminuye los niveles de ansiedad del niño, les enseña a respetar reglas, a compartir turnos, los ayuda en el desarrollo de habilidades motoras gruesas, además los ayuda a mantenerse en movimiento, que es muy bueno para niños que además tienen TDAH. Aquí hay algunas opciones que son gratuitas, como andar en bicicleta, jugar a la pelota en la plaza, ir a la piscina en la casa o el edificio donde vive el niño, o en algunos casos a clases de natación en la piscina municipal u otra piscina de acceso gratuito; pero en su mayoría los deportes organizados, ya sean grupales o individuales, son pagados, sumando más gastos a la cuenta.

Como verán, los costos asociados a tener un niño con autismo son muchos y la mayoría deben correr por cuenta de los padres. Si a esto le sumamos que en muchos casos uno de los padres debe dejar de trabajar, o trabajar jornada parcial para ocuparse de llevar al niño a las terapias semanalmente, el peso económico en la familia es enorme, lo que solo viene a sumar al estrés de los padres.