Los padres que han tenido que postular a sus hijos al colegio saben lo complicado y estresante que es. Lamento decirles que eso no es nada comparado con el periplo que debemos hacer los padres de niños con necesidades educativas especiales (NEE), como mi hija mayor.

colegio lista

Primero no hay un solo lugar donde uno pueda averiguar cuáles son los colegios que tienen PIE (programa de integración educativa) o programas de integración o inclusión, Hay varios lugares, incluyendo páginas web con información, pero esta no es completa, sólo aparecen algunos colegios. Entonces hay que buscar en grupos de Facebook de autismo (en mi caso), preguntarle a los amigos si conocen algún colegio con integración. Esto significa que tienes información incompleta y parcelada, que este proceso te lleva mucho tiempo y esfuerzo, al final todo es más complicado.

Nosotros empezamos este proceso hace rato. Hicimos una larga lista de como 50 colegios que tienen o podía ser que tuvieran algún tipo de integración. Después tuvimos que llamar a todos los colegios para averiguar si en realidad tenían PIE o programas de integración, anotar las fechas de admisión de cada colegio y empezar a fijar reuniones, entrevistas, visitas, etc.

colegio papeles

Después vino la etapa de recopilar papeles, porque además de los típicos papeles que les piden a los niños neurotípicos (NT), nosotros tuvimos que presentar informes de todas las terapeutas que ven a mi hija. Además de un certificado del médico tratante que indica el diagnóstico y que él considera que mi hija debe asistir a un colegio regular con integración.

Tras todo esto empiezan las entrevistas de padres, los exámenes de admisión y la espera de resultados. Hasta el momento hemos ido a tres exámenes de admisión, dos de ellos fueron individuales, donde mi hija estaba sola con una educadora que le hacía preguntas y juegos. Pero el sábado tuvimos el tercer examen, y fue muy distinto.

Llegamos al colegio y ahí supimos que era un examen grupal, con cerca de 100 postulantes en varias salas. Con mesas con juguetes y dos o tres educadoras en cada sala que iban haciendo preguntas a los niños y después los observaban jugar y más tarde les hacían actividades. Nos informaron que había un total de 5 niños postulando para un cupo de NEE.

colegio examen crayones

Después de unos minutos mi marido salió de la sala y yo me quedé, el plan era que en unos minutos yo también saliera de la sala, pero eso no fue posible, cuando mi hija vio que su papá no estaba se puso muy ansiosa y lo empezó a llamar, salió de la sala llorando y no se quedó tranquila hasta que lo encontró y lo abrazó. Después de eso no quiso entrar a la sala, pero una de las educadoras nos dijo que no había problema, que la evaluarían en el patio, cosa que me dio gusto.

Con el pasar de los minutos me di cuenta que varios niños habían salido de las salas a jugar afuera y que eran tres las educadoras que estaban tomando evaluaciones en el patio. Tras unos minutos me doy cuenta que todos los postulantes con NEE están en el patio jugando mientras los evalúan.

Después de cerca de una hora de juegos y preguntas y observación, la educadora a cargo de la evaluación de mi hija se acerca a nosotros para invitarla a una de las salas a hacer una actividad, la acompaño y me quedo en la puerta, sólo observando sin involucrarme. Ella juega, baila, sigue instrucciones y comparte con otros niños. En ese momento yo estaba muy feliz porque la evaluación estaba saliendo muy bien.

colegio pizarra

Entonces las educadoras ponen una proyección en la pared con unos vídeos de YouTube de canciones y los niños siguen bailando y jugando. Tras unos minutos la educadora apaga el computador e informa a los niños que se acabó el baile y ahora toca sentarse en un círculo para un cuentacuentos. En ese momento mi hija estaba muy entretenida bailando y este cambio tan brusco de actividad no le resultó muy agradable.

Ella requiere anticipación previa para los cambios de actividad, especialmente si está haciendo algo que le gusta mucho. Como en este caso no hubo anticipación y el cambio de actividad fue muy brusco ella se ofuscó, trató de volver a encender el computador para seguir viendo vídeos. La profesora respondió llevándose el computador para guardarlo en un mueble. Mi hija se enojó y empezó a gritar y siguió a la profesora pidiéndole el computador.

Ahí yo intervine y cuando llegué a su lado estaba muy desregulada y llorando. Me la llevé al patio con mucho esfuerzo, porque quería quedarse en la sala viendo vídeos. Llegó mi marido y logramos calmarla. La invitamos a seguir jugando en el jardín un rato para que se calmara. Cuando lo logramos la llevé a la sala para que le pidiera disculpas a la profesora por los gritos y ella lo hizo.

Al salir de la sala nos dijo que quería irse a la casa. Vimos la hora y eran las 11:00 AM, ya habían pasado dos horas de evaluación y aún faltaba una hora más, cosa que era excesiva desde nuestro punto de vista.

colegio examen niño

Nos fuimos y mientras caminábamos fuera del colegio nos miramos con mi marido y dijimos «uno menos». Ya tenemos claro que no va a quedar en este colegio.

Segimos hablando del tema y a ambos nos pareció que la evaluación era la correcta para niños NT, pero que para niños como mi hija no era la mejor manera de hacerlo. Fue demasiado larga, en un grupo muy grande. Las educadoras no estaban al tanto de cuáles niños eran los que postulaban al cupo de NEE. No se hicieron las adecuaciones necesarias en el proceso de evaluación para estos niños. Muchas cosas no nos cuadraban.

Nos comunicamos con las terapeutas de mi hija en el chat grupal que tenemos y ellas nos dijeron que estaban de acuerdo con nosotros.  La evaluación no era la adecuada para ella. Que si bien el colegio cuenta con un programa de integración con años de experiencia, no habían considerado las características de los niños que postulaban a la hora de diseñar el examen de admisión para ellos. Que si nuestra hija no quedaba en el colegio no era porque a ella le hubiese ido mal en el examen, sino porque al colegio le había ido mal.

Me tranquiliza la opinión de ellas, pero me da lata porque el colegio nos gustaba bastante. Lo tendremos que sacar de la lista.