Espectro autista, dos palabras que representan lo desconocido, y lo desconocido asusta y el miedo hace que nos cerremos y nos pongamos a la defensiva. Pero cuando se trata de mi hija no puedo darme el lujo de asustarme, ni de cerrarme ni ponerme a la defensiva frente al diagnóstico. Sólo puedo seguir adelante y pensar en lo que es mejor para ella y en como la puedo ayudar. 

Después tendré tiempo de “hacer el duelo” por el diagnóstico, pero lo que ella necesita es que yo sea fuerte y piense en positivo, en todo lo que puede avanzar si es que recibe las terapias adecuadas, en quienes son las mejores personas para realizar esas terapias, en cuántas veces a la semana hay que ir a cada una, en cómo vamos a organizar el tiempo y en como ayudarla.

Si mi hija tiene problemas para manejar la frustración, yo no puedo darme ese lujo, porque ella necesita contención y paciencia cuando se descompensa y pierde la calma, pero si yo estoy frustrada y enojada, no tengo paciencia y no puedo contenerla y todo se va a la mierda.

Tengo que buscar espacios para mi en las horas en que ella está en el jardín o en terapia para hacer cosas que me ayuden a manejar mi frustración para lidiar con mis propias limitaciones como persona antes de poder ayudar a mi hija y como lo más importante es ella, yo tendré que ver como lidio con mis problemas en otro momento…

Por ahora este blog es mi manera de lidiar, aquí pretendo verter todos mis sentimientos, mi angustia, mi ignorancia, mi frustración, mis dudas, todo lo que me da vueltas en la cabeza respecto de lo que me pasa con este tema. No soy experta ni pretendo serlo, sólo soy una madre que está aprendiendo acerca de lo que le pasa a su hija y como hacer lo mejor para ella y para su familia.

Otro tema importante es que tengo otra hija, un ángel pequeño que es neurotípica, esta es la forma correcta de referirse a las personas que no tienen autismo u otro trastorno del neutro desarrollo, no se dice «normal». El problema es que soy una sola mamá para dos niñas distintas, con necesidades distintas y gustos distintos, y eso es parte de mi aprendizaje, como logro equilibrar lo que la mayor necesita con lo que la chica quiere, sin pasarlas a llevar en el camino. Esa va a ser una de las temáticas más recurrentes en este blog, y quizás con el tiempo me vuelva mejor para hacerlo y no necesite tanta ayuda, pero por ahora… voy a darle bastantes vueltas al tema.

Originalmente escrito en julio 2016