La maternidad a veces complica las amistades, cuando recién tienes guagua es difícil salir, difícil juntarse con gente, difícil compatibilizar los horarios de la guagua con los de los adultos, especialmente con los de los adultos sin hijos. Cuando uno no tenía hijos tenía mucha más libertad, dormía hasta la hora que quería, comía lo que quería a la hora que se le daba la gana, salía a cualquier hora, volvía a la casa a cualquier hora, etc. Todo eso cambia drásticamente cuando hay niños (desde el embarazo en realidad), y a los amigos que no tienen niños no siempre les resulta fácil entender los cambios, e incluso algunas veces no logran ajustarse a estos cambios en la vida de sus amigos.

amigos picnic

Creo que a todas, como madres, nos ha pasado esto de alejarnos de a poco de algunos amigos después del nacimiento de nuestros hijos. Esto, en un principio, produce mucha pena, añoramos volver a tener a nuestras amigas tan cerca como antes, poder conversar, pedirles consejos, reirnos juntas, etc. Afortunadamente eso no siempre pasa, en algunos casos nuestras amigas vuelven a acercarse a nosotras cuando ellas tienen sus propios hijos, porque finalmente entienden lo que pasa cuando uno tiene una pequeña personita indefensa de quien hacerse cargo. Pero no siempre vuelven las amigas y eso no necesariamente significa que nos hayan dejado de querer, que si nos volvemos a encontrar no podamos sentarnos a conversar como antes, sólo significa que ellas pertenecieron a una etapa de nuestra vida y que en la siguiente vamos a tener otras amigas, a quienes vamos a querer igual y con quienes vamos a conversar, reirnos, dar y recibir consejos, etc. Es parte de la evolución de los seres humanos, no todos pasamos por las mismas etapas al mismo tiempo, no todos crecemos a la misma velocidad, y eso no es malo, es parte de la vida y debemos aceptarlo.

amigos manos

En la vida de los padres de niños con necesidades especiales esto ocurre otra vez (y muchas otras veces durante el transcurso de la vida de nuestros niños), después del diagnóstico. No siempre justo después, pero en el tiempo suelen ser varios los amigos que van quedando en el camino. Este es un fenómeno muy diferente, yo lo llamo selección natural y lo considero extremadamente necesario. Nos sirve para conocer a nuestros verdaderos amigos, a los que de verdad nos van a acompañar en este difícil camino que se nos viene hacia adelante, los que nos van a ayudar a llevar la carga mientras subimos la montaña, los que nos van a esperar arriba animándonos en cada paso que damos, los que nos van a aconsejar desde su propio conocimiento, los que, sin saber nada del camino que estamos pasando, nos van a prestar un hombro para llorar sin preguntar nada. Pero también nos va a mostrar los que nunca fueron más que algo pasajero, «amigos» por un rato, gente para salir, pero no amigos de verdad. No los voy a juzgar, los motivos que tienen para alejarse pueden ser muchos, algunos muy válidos y otros muy egoístas, pero ya dejaron de ser mi problema. Es bueno pensar que, al final, nos hicieron un favor al alejarse, porque si no iban a estar con nosotros en las malas, mejor que tampoco estuvieran en las buenas.

amigos pingüinos Yo tengo la suerte de no haber perdido muchos amigos después del diagnóstico de mi hija mayor, incluso gané algunos amigos nuevos, y eso vino gratis, sin esforzarme, sin esperarlo, y le agradezco a Dios y a la vida por haberme regalado estas excelentes personas. En realidad creo que el proceso me mostró que tengo muchos amigos increíbles, muchos amigos más empáticos y fuertes de lo que yo me imaginaba. Este fin de semana pude estar con varios de mis amigos, y pasamos muy entretenidas tardes, unas más alegres y otras mas difíciles, pero ellos me demuestran cada día que son los mejores y que no nos equivocamos cuando nos elegimos como amigos.

Hace muchos años leí en una tarjeta de Village (con caída de carnet y todo) que decía «un amigo es un hermano que se elige» y cada día me doy cuenta lo cierto que es.

Este post es un homenaje a todos los amigos que se quedaron, los que nos apoyan día a día en las dificultades, los que nos hacen reír a pesar que tengamos los ojos llenos de lágrimas, los que nos abrazan en silencio, los que nos zamarrean para que dejemos de pensar/hacer/decir alguna estupidez, para los que, aunque no nos veamos muy seguido, nos llaman, nos mandan chistes por Whatsapp, nos etiquetan en memes chistosos de Facebook, los que piensan o incluso rezan por nosotros y nuestras familias. A todos ellos, muchas gracias!!

 

pastedGraphic.png

El domingo almorzamos con Pepe Trueno y su familia y me tomé esta copa de vodka pimienta con frutillas congeladas. Era el concho de la última botella que Pepe tenía, de un vodka que ya no se hace más, y él me sirvió esta copa a mi, en vez de tomárselo él, o habérselo servido a su papá, pero no, me lo sirvió a mi, porque sabía que me iba a encantar… y no se equivocó.

Por eso uso esta foto como forma de reflejar a esos amigos que doy gracias por tener.