El 2019 llega en sólo unos días y me gustaría compartir con ustedes 10 consejos muy sencillos para ahorrar en el nuevo año. La plata no crece en los árboles y cuesta mucho ganársela como para andarla malgastando. Tampoco es fácil ahorrar, por lo que algunos de estos consejos van más enfocados en evitar malgastar la plata, mientras otros son pequeñas formas de separar un poco de plata para el ahorro.

En el caso de nuestra familia se juntan varios motivos por los que este tema es importante, primero porque las terapias, consultas médicas, cuentas de farmacia, juguetes especiales, talleres, etc. que tienen relación con mi hija mayor tienen costos elevados. Florencia tiene 6 años y tiene autismo, ella asiste a terapia ocupacional, fonoaudiología y terapia psicológica varias veces por semana, lo que a fin de mes se nota bastante. Sabemos lo importante que es que ella reciba todo el apoyo que necesita y eso significa que debemos revisar otras áreas del presupuesto familiar para ver donde se puede ahorrar.

Algunos de estos consejos los podemos hacer junto con los niños, para empezar desde chicos a inculcarles austeridad y responsabilidad con el dinero. Esto no es para nada fácil, especialmente con una sociedad tan consumista como la nuestra, donde se mide a la gente por lo que tiene y no por como es. En mi caso eso también es especialmente importante porque la Florencia no entiende conceptos tan abstractos como el dinero, el ahorro, el precio de los productos y servicios, etc.

1.- Planificar el día a día

Esto es súper básico, pero no es sencillo e incluso es un poco latero… por lo menos para mi lo es. Se puede empezar con algo sencillo como planificar las comidas de la semana. Esto nos va a ahorrar primero que todo mucho tiempo y esfuerzo de pensar qué cocinar todos los días al almuerzo, qué mandarles de colación a los niños, qué comer en la noche, etc. Además ayuda a organizar la lista del supermercado y la feria, disminuye el desperdicio de comida, nos permite cocinar de forma más equilibrada, incluyendo distintos tipos de alimentos a lo largo de la semana, no repitiendo siempre los platos más fáciles y rápidos (que suelen ser menos nutritivos), etc.

planificar ahorrar

2.- Planificar las compras grandes

Otra cosa que podemos planificar son las compras grandes. Por ejemplo, quieres cambiar la lavadora, o comprar un mueble nuevo para el living, se vienen las vacaciones, o marzo (mes endemoniado donde se concentran la mayoría de los gastos del año). Estos son gastos grandes, que se pueden planificar con un poco de tiempo, ahorrar un poco de plata por adelantado para dar un pie y no tener que tirarlo todo al crédito. Así te queda una cuota más chica o menos cuotas.

3.- No comprar por impulso

ahorrar reloj de arena
Esperar antes de comprar

Esto no siempre es fácil y se relaciona mucho con el punto anterior. Al comprar impulsivamente solemos comprar cosas que, en realidad, no necesitamos tanto. Además no cotizamos, perdiendo la oportunidad de ver si en otra tienda encontramos el mismo producto, u otro muy similar, a mejor precio. Incluso podemos encontrar al mismo precio un producto mejor, pero si compramos a tontas y a locas perdemos esta oportunidad.

Lo mejor que podemos hacer es esperar dos o tres días para ver si de verdad aún queremos ese artículo. Si no lo queremos, nos acabamos de ahorrar un montón de plata en algo que, de verdad, no necesitábamos. Si después de unos días sentimos que aún queremos o necesitamos el producto, tratemos de cotizar en otros lugares para comprar al mejor precio y con las mejores condiciones.

4.- Dejar de comprar juguetes

Demasiados juguetes

Este es un gran tema para mi familia, las niñas tienen montones de juguetes, muchos más de los que necesitan. Además cuando tienen tantos juguetes como que se pierden en un mar de objetos y sienten que no tienen con qué jugar. Si a eso le sumamos que cada día hay más opciones de juguetes, que algunos son muy baratos y que los venden en todas partes (farmacias, supermercados, tiendas de conveniencia, la feria, en el comercio ambulante), es difícil no comprar más de lo que uno necesita.

En nuestro caso las visitas al supermercado suelen ir acompañadas de alguna compra de juguetes, uno pequeño para cada una. Estos significa que al final del año tenemos montones de juguetes pequeños, piezas de juguetes perdidas, zapatos huachos de Polly Pocket y sus amigas… Decidimos que vamos a dejar de ir semanalmente al supermercado (panorama del sábado en la mañana) y hacerlo semana por medio, cosa de disminuir la tentación para las niñas y el gasto para nosotros.

5.- Planificar la compra de ropa

En la ropa pasa algo muy similar que con los juguetes, hay demasiada oferta y a precios muy baratos y la tentación es grande. Podemos comprar ropa nueva en tiendas por departamento, boutiques, supermercados, ferias, etc. También están las opciones de compra de ropa de segunda mano, tiendas del rubro, Coaniquem Store, ferias, etc. Al final esto nos lleva a tener mucho más de lo que necesitamos.

ahorrar en ropa
Organizar el closet

Una forma de ahorrar (no sólo dinero, sino tiempo, espacio y desperdicio) es comprar ropa por temporada. Cuando empiece a hacer más frío podemos revisar nuestro closet y ver cómo estamos para la nueva temporada. Si tenemos suficiente ropa de abrigo, chalecos, chaquetas, zapatos, etc. Lo que nos falte lo anotamos en una lista. Esperamos unos días para no comprar impulsivamente, y después vemos dónde comprar cada cosa, cotizamos antes de comprar, buscamos opciones online, de segunda mano, etc.

Pensemos en ropa de un estilo más clásico, que pueda usarse por dos o tres temporadas, podemos combinarla con accesorios que estén a la moda. Si solo compramos prendas a la moda, tendremos que comprar un montón de ropa nueva. Por ejemplo podemos tener pantalones y jeans más clásicos, colores oscuros, sin aplicaciones ni rajados, pierna recta, así podemos usarlos con poleras, chalecos o chaquetas según vaya cambiando cada temporada, pero no tenemos que comprar pantalones a cada rato, lo que nos va a ahorrar mucho dinero, espacio y tiempo.

Otra cosa muy buena que podemos hacer es hacer un intercambio con nuestras amigas, cada una organiza su closet previamente y saca toda la ropa que ya no usa (una regla de oro para esto es: si no la has usado en un año, sácala de tu closet), que no le queda buena (todas tenemos en el closet ropa de cuando estábamos más gordas, más flacas, esa ropa que nunca nos quedó buena pero que compramos pensando que algún día podríamos usar, etc). Todas llevan su ropa a una reunión en la casa de alguna (es mejor que sea en casa porque seguramente se van a probar la ropa y necesitan un lugar para hacerlo). Ahí podemos agregar cosas nuevas a nuestro closet de forma mucho más sencilla, rápida, barata, amigable con el medioambiente y, además, entretenida!!

También existen páginas donde podemos comprar y vender nuestra ropa que ya no usamos, otra opción son los grupos de compra, venta y permuta de ropa en Facebook, opciones hay muchas, sólo hay que organizarse.

6.- Estandarizar el closet

¿Qué significa esto? Algo así como crear una línea de ropa, una especie de uniforme, para todos los días, que nos permita minimizar la cantidad de ropa que necesitamos. Suena extremo, pero no lo es tanto.

Uniformar el closet

Por ejemplo yo soy fan de los jeans y blusas. En verano uso blusas de manga corta o sin mangas y chalas para acompañar, ocasionalmente un blazer o chaqueta liviana por si hace frío. En otoño y primavera los acompaño con chalecos delgados, un blazer y ballerinas. En invierno uso chalecos más gruesos y una parka.

Eso significa que puedo estandarizar mi ropa bastante. Necesito 3-4 jeans, la misma cantidad de blusas, uno o dos blazer, una parka y un par de chalecos. Para los zapatos 1-2 pares de chalas, 2 de ballerinas, unas zapatillas y unas botas. Con eso tengo lo básico que necesito en el closet, a eso le agrego algunos accesorios que combinen con todo, collares que se puedan usar todo el año, aros y algún pañuelo para el cuello, una bufanda y guantes para el invierno y listo.

Este es un ejercicio un poco más largo, pero que cuando lo hagas te permitirá ahorrar mucho en ropa. Por ejemplo, compra pantalones de corte clásico de buena calidad, te van a salir más caros pero te van a durar más de una temporada. Los combinas con blusas a la moda, de precios más baratos, que puedes renovar cada año si quieres.

7.- Generar un ingreso extra con un hobby

Un hobby no solo es bueno para la salud mental, sino que también puede generar ingresos extra. Muchas personas son hábiles con las manualidades, otras cocinan rico, algunas saben maquillar o peinar. Una excelente idea es hacer buen uso de esas habilidades y pasar más allá del hobby a poder generar un poco de plata con ellas.

ahorrar manualidades amigurumi
Dos dinosaurios tejidos en amugurumi

Algunas mujeres saben tejer y hacen chalecos o ropa de guagua o incluso amigurumi. Tejen mientras ven la tele, mientras van en la micro o el metro (cuando el tumulto lo permite), o en cualquier minuto más o menos libre que tienen. Vender esas cosas hermosas que hacen es una excelente forma de ganar un poco de plata que se puede destinar a alguna compra o directamente a ahorrar.

Un excelente ejemplo es Lindos y Lanudos, tejen cosas maravillosas, como los dinosaurios amigurumi que le regalé a la Emilia en Navidad.

También conozco a algunas personas que hacen regalos para vender en la época de Navidad, de distinto tipo, o manualidades para cumpleaños u otras fiestas, etc. No es malo buscar qué es eso que tú sabes hacer muy bien y que otras personas podrían pagarte por hacer.

Las redes sociales son una excelente plataforma para vender cosas, puedes usar Marketplace de Facebook, crearte una página de negocio en Facebook o Instagram, usar WhatsApp para compartir con todos tus conocidos lo que haces, etc. Ya no es necesario tener una tienda para hacerlo, lo que facilita mucho las cosas.

8.- Ahorrar

Esto suena como redundante, pero es sabido que los chilenos no somos buenos para ahorrar. Según un estudio del Banco Central realizado este año, sólo el 36% de los chilenos ahorró algo en el último año.

Hay muchas formas de ahorrar, desde las más sencillas como la alcancía, a inversiones, acciones, fondos mutuos, etc. Da lo mismo cuál sea la forma en la que elijas ahorrar, lo importante es empezar a hacerlo y que se vuelva un hábito.

Una forma en la que puedes involucrar a tus hijos es usando una alcancía. Puede ser el clásico chanchito de Pomaire o alguna alcancía más sofisticada, de algún personaje que a los niños les guste, algunos bancos incluso regalan alcancías cuando se abre una cuenta de ahorro, para incentivar a las familias a ahorrar en la casa.

ahorra alcancía

Una idea es vaciar los bolsillos cuando llegues a la casa y darle a los niños las monedas para que las vayan a echar al chanchito. También se puede usar el vuelto del pan, o poner un monto semanal para depositar, en caso que no hayan juntado muchas monedas durante la semana. Lo importante es ponerse un plazo durante el cuál no se puede sacar la plata de la alcancía. Por ejemplo si están juntando plata para las vacaciones, o para comprar un regalo de cumpleaños para algún familiar o para celebrar algún acontecimiento; pongan una fecha antes de la que no se podrá sacar la plata, para evitar gastarla en algo más.

Otra opción son las cuentas de ahorro, estas dan intereses y reajustes periódicamente, para las cuentas que no han retirado el dinero en más de 90 días. Esto es una buena forma de ahorrar para el futuro, para la educación de los niños, para la vivienda, o sencillamente para no tener la plata al acceso y evitar gastarla.

Cualquiera de estas dos formas es una buena manera de empezar a ahorrar por primera vez.

9.- Dejar de lado gastos superfluos

Dejar de botar la plata

¿Cuántas veces compramos cosas que no necesitamos sólo porque están en oferta? Vamos a la farmacia a comprar una crema y nos ofrecen 50% de descuento en la segunda unidad y nos la llevamos, aunque no la necesitemos. Vemos una oferta en el supermercado, y aunque no la necesitamos en ese momento la compramos igual, sólo por el precio. Vas a comprar una polera y te dicen que están 3 x 2, aunque no querías más que una, terminas comprando una segunda polera, sólo para que te regalen la tercera.

Seguro que les ha pasado más de una vez y nos creemos la muerte porque, según nosotras, ahorramos en la compra. La realidad es que no ahorramos nada, porque terminamos comprando cosas que no necesitamos y pagando de más por ellas, lo contrario de ahorrar.

10.- Planificar las salidas

Los que tenemos hijos solemos salir con ellos al parque, la plaza, zoológico, o cualquier otra actividad al aire libre, especialmente en los meses de buen tiempo. Muchas de estas actividades son gratuitas, como la plaza o el parque, pero igual terminamos gastando plata en cada una de las salidas que hacemos. Uno de los motivos más importantes es que compramos comida y bebidas en esas salidas. Es normal, hace mucho calor, muchas de esas salidas duran varias horas, etc.

Botellas reutilizables

¿Qué podemos hacer? Llevar una pequeña mochila o bolsa con una colación para los niños, unas botellas con agua o cajitas con jugo para los niños.

Las botellas de agua no tienen por qué ser compradas, usemos botellas plásticas reutilizabas para llevar agua de la llave. Si el agua sola no les gusta mucho a los niños, podemos hacer agua de fruta, agregando fruta natural al agua, unas rodajas de limón y una frutilla en la botella de agua y así tenemos una bebida natural mucho más rica, natural y sin azúcar. Además es mucho más barato que comprar una botella de bebida o de agua.

Agua con sabor a frutas

Podemos llevar cajitas de jugo de frutas si a los niños les gusta, compradas en el supermercado salen mucho más baratas que si compráramos en el parque o plaza. Además, podemos elegir opciones más saludables, como jugos sin azúcar, galletas sin azúcar o fruta/verdura.

Espero que estos simples consejos nos puedan ayudar a todas, incluyéndome a mi, a empezar el 2019 pensando más en como podemos ser más conscientes con nuestra economía familiar. Como dije antes, el dinero no crece en los árboles y no es nada de fácil ganarlo, como para que lo estemos malgastando en cosas innecesarias.

planificar para ahorrar
Planificar para ahorrar

La mayoría de estos consejos tienen relación con la planificación, planifiquemos más las cosas que hacemos, así gastaremos menos en cosas innecesarias. No es necesario planificar con semanas, ni siquiera con días de anticipación, bastan unos pocos minutos antes de salir a una excursión o paseo familiar para armar un bolso con colaciones y agua. Una vez a la semana podemos hacer el menú familiar y la lista de la compra, sólo necesitamos una hora a la semana para esto.

Cuéntenme si conocen otros métodos sencillos y efectivos para ahorrar, para actualizar la lista incluyéndolos.

Saludos y Feliz 2019!!!