Como ya les he contado, mi hija mayor tiene problemas importantes con la comida. Sus temas son mayoritariamente sensoriales, pero también hay un poco de miedo a innovar, apego excesivo a la rutina y un poco de maña. La cosa es que se me hace difícil que coma verduras y carne, así que me he puesto bien imaginativa e ingeniosa y le preparo una «boloñesa» (lo pongo entre comillas porque de Boloñesa tiene bien poco, es como una interpretación libre con harto de mi cosecha) que le gusta harto y es super nutritiva.

Les voy a contar, paso a paso y con fotos, como la hago, por si a alguna de ustedes le sirve la idea para sus hijos.

Partamos con los ingredientes:

– 1 bandeja de carne molida (tártaro, molida especial o corriente, como cada uno prefiera)

– 1 bandeja de pavo molido (yo uso carne molida de tuto de pavo)

– 1 cebolla grande (o 4 cebollines o una mezcla de ambos)

– 1 zapallo italiano grande

– 2 zanahorias

– 2 tomates maduros

– 1 bandeja de champiñones

– mucha salsa de tomates (muy poco precisa la medida, pero la verdad es que depende del gusto de cada uno)

– sal, orégano, estragón y tomillo (especias que a mi me gustan mucho y que mi hija parece tolerar sin problemas)    

                       

Debo destacar que esta es una receta grande, porque yo la hago una vez al mes, más o menos, y congelo la mayor parte. Pero si ustedes prefieren hacerla en volúmenes más pequeños, también se puede hacer.

Picamos la cebolla y/o cebollines y se ponen a freír suavemente en una olla grande.

Agregamos la carne molida de vaca y se cocina por 3-4 minutos, luego se agrega el pavo molido y se cocina por 3-4 minutos más. Ahí es cuando se aliña, sal y todas las especias que quieran usar. Se tapa y se cocina a fuego bajo por 10 minutos.

Mientras tanto se ralla el zapallo italiano, zanahoria y tomate. Dependiendo de cuan fino se haya rallado la verdura y de la maña de los comensales, puede que sea necesario picar más finamente la verdura para que no se note mucho en la salsa. Se agrega la verdura a la olla, se revuelve bien y se corrige la sazón.

Echamos la salsa de tomates, yo uso una de la marca propia del Líder, que viene en frasco grande y es bastante líquida, después le agrego salsa tipo pomarola, que es más espesa, para que no quede tan aguachenta, pero eso depende de cada uno. Se tapa la olla y se deja cocinar a fuego bajo por 30 minutos.

                                  

En el intertanto se limpian y cortan los champiñones, se saltean en un poco de aceite y cuando están listos se pasan por la minipimer hasta tener una pasta homogénea, esta pasta de champiñones se agrega a la olla y se revuelve bien.

 

Se corrige la sazón y se deja cocinar la salsa 30 minutos tapada y otros 30 minutos destapada, revolviendo de vez en cuando. Esta última parte es algo que a mi me gusta mucho hacer, de hecho muchas veces la dejo cocinar más tiempo, porque encuentro que los sabores se desarrollan mejor con una cocción larga a fuego bajo, pero depende de cada uno. En el momento de agregarle los champiñones ya está todo cocinado, así que se puede sacar del fuego sin problemas.

Dejamos la salsa en la olla hasta que se haya enfriado completamente, luego se transfiere a frascos de vidrio para poderlos congelar en porciones pequeñas.

Espero que les sirva la receta, o por lo menos la idea de como «camuflar» verduras entremedio de la comida que a sus niños les gusta y ayudar a que su alimentación sea más nutritiva.

Cuando tenga más recetas las compartiré con ustedes!!